Mermelada de Kiwi las propiedades del kiwi

De origen asiático, el Kiwi tan sólo lleva unas décadas en nuestro país. Su pequeño tamaño esconde grandes beneficios para nuestra salud. Descúbrelos y disfruta de miles de recetas con esta fruta tan exótica.

Llegado de oriente 

La Actinidia deliciosa es una planta trepadora que tiene su origen en las laderas del Himalaya, en el sur de China, donde era conocida como “yang-tao”. A principios del siglo XX, Isabel Fraser lleva sus semillas a Nueva Zelanda, donde comienzan a cultivarse y dar sus primeros frutos a los que se llamaba “grosellas chinas”. A finales de los años 50, esta fruta toma su nombre de un ave no voladora llamada Kiwi, símbolo nacional neozelandés, cuya vellosidad recuerda a la de este fruto.

Esta planta trepadora era muy apreciada en China por sus propiedades ornamentales y culinarias. En Europa no es, hasta los años 70, cuando la conocemos, y son otros países como Nueva Zelanda, Estados Unidos, Brasil, Grecia o Italia los que se convierten en máximos productores y exportadores.

La Actinidia chinensis puede producir muchas variedades de kiwi, incluso algunos que no tienen vellosidades. Los países que cultivan kiwi son aquellos con regiones de clima templado, lo que unido a su producción diversificada, hace que podamos disfrutar de esta fruta durante todo el año.

Existen variedades de kiwi más pequeños como son, Abbot, Bruno, Monty, Kramer, Blake, Tomuri y Matua. En España nos llegan los del tipo Hayward, de pulpa verde y el de pulpa dorada, que llegó a Europa en el año 2000 tras décadas de investigación.

Las propiedades del kiwi, fuente de salud 

Con sus menos de 50 calorías destaca la gran cantidad de vitaminas y antioxidantes que posee, sobre todo la vitamina C, superando a las que contienen cítricos como la naranja y el limón, vitaminas muy necesarias para fortalecer nuestro sistema inmunológico. También es rico en vitamina E duplicando la cantidad del aguacate. Del kiwi podemos beneficiarnos tanto por  su alto contenido en fibra, que mejora el tránsito intestinal, del ácido fólico y las sales minerales, así como de ser la única fruta que contiene actinidina, una enzima que ayuda a digerir las proteínas, lo que facilita la digestión. Todas estas propiedades lo hace un alimento ideal para tener una dieta saludable.

Sano y delicioso, también como mermelada de kiwi

El kiwi además de consumirse fresco, es utilizado en distintas recetas por su peculiar sabor, algo ácido, que lo hace muy versátil y lo hace recomendable para cóckteles, tartas, salsas, ensaladas o como mermelada.

La mermelada es una manera estupenda de consumir kiwi en desayunos o meriendas, podemos saborearla no sólo en tostadas acompañando a la mantequilla sino como complemento para dulces y postres como la tarta de queso o el yogur. En Conservas Pedro Luis disponen de una fantástica mermelada de kiwi  procedente de la agricultura ecológica, una garantía de calidad a la hora de disfrutar de este producto.

¿Conoces otras historias o propiedades del kiwi? ¡Cuéntanosla!

Uno de los postres más famosos hecho con Kiwi es la tarta Pavlova, un merengue crujiente por fuera y cremoso por dentro cubierto de frutas. Un cocinero creó este postre en honor a la bailarina Anna Pavlova durante una gira de ballet que realizó por  Australia y Nueva Zelanda en 1926, fecha de inicio de una disputa entre ambos países por la autoría de tan preciado postre.